El empleo de la Toxina Botulínica   cosmética es un medio seguro, simple y muy eficaz para mejorar la apariencia de las arrugas de expresión. Actúa relajando la contracción de la musculatura facial subyacente, lo que ayuda a prevenir y reducir las arrugas provocadas por la gesticulación.
 
El modo de acción de la toxina  consiste en prevenir la aparición de arrugas de expresión mediante la relajación de cierta parte de  la  musculatura, que no se contrae, bloqueando los impulsos nerviosos a los delgados músculos faciales que hay debajo de la piel. De esta forma, después del tratamiento la piel situada por encima de la musculatura facial tratada aparece con un aspecto más terso y sin arrugas, mientras que el resto de musculatura facial no tratada se contrae de forma normal, permitiendo que la expresión facial habitual no se vea afectada.
Los efectos del  empleo de la  Toxina Botulínica  con fines cosméticos, duran entre tres y seis meses, dependiendo de la respuesta  del paciente y el tratamiento es realizado por un Médico  en la Clínica, previa evaluación del tratamiento más indicado para el paciente .

Solicitar hora de atención

Bioserva cuenta con Resolución Sanitaria, exigida por el Ministerio de Salud.